Su cuenta no está aprobada para este país.

Cacerola de queso

35 min
Cacerola de queso

Cacerola de queso

35 min
  • 100 gharina
  • 150 gazúcar en polvo
  • 25 galmidón
  • 5 xhuevos
  • 1 cdta.levadura en polvo
  • 250 mlnata
  • 200 gqueso fresco
  • 60 gazúcar
  • 1 bolsaestabilizante de nata
  • 3 hojasgelatina
  • 1 cdta.piel de limón

lista de compras

Esta receta está en la lista de compras para 2 .

Instrucciones

disco giratorio (para espumar)
multicuchilla
batidor (para emulsionar)
Precalentar el horno a 200 °C con calor superior e inferior. Cubrir la bandeja del horno con papel de hornear y reservar. Mezclar la harina, el almidón y a levadura en polvo con el bamix® y la multicuchilla.
Batir la clara de huevo a punto de nieve con el bamix® y el batidor al nivel 1. Al hacerlo, añadir muy poco a poco el azúcar y procesar con el bamix® y el disco giratorio hasta que la clara de huevo esté muy firme. Añadir la yema y mezclar solo brevemente con el bamix® y el batidor al nivel 1. Cribar entonces por encima la mezcla de harina y mezclar con una cuchara de madera hasta que no sea visible ningún grumo de harina.
Después del tiempo de horneado, volcar de inmediato el bizcocho con el papel de hornear sobre el paño de cocina de manera que el papel de hornear quede arriba. Con ayuda de un pincel cocina, untar un poco de agua sobre el papel de hornear y retirarlo cuidadosamente. Enrollar inmediatamente de forma bien ceñida con el paño de cocina y dejar que se enfríe durante unos 20–30 minutos.
Para el relleno, primero batir la nata a punto de nieve con el bamix® y el disco giratorio al nivel 1, añadiendo un paquete de estabilizante de nata. Ahora, mezclar en otro bol el queso fresco con la cáscara de limón con el bamix® y la multicuchilla. Añadir una bolsa de gelatina instantánea y seguir procesando con el bamix® y la multicuchilla durante un minuto. Agregar entonces el azúcar. Mezclar la nata con la masa de queso fresco.
Desenrollar cuidadosamente el rollo de bizcocho ligeramente enfriado y untar con el relleno. Enrollar entonces de nuevo, pero esta vez, por supuesto, sin paño de cocina. Poner el rollo con la costura hacia abajo en el frigorífico y espolvorear con azúcar en polvo antes de servir.
A la lista de compras